politica 54433 Visitas

Lo que se ofrece gratis es peligroso

Publicado 06/07/2021 | 15:35

Lo que vale, lo vale lo que se paga por él.

Cuando ganas por tu cuenta quedas libre de reproches. En el terreno del poder  todo debe juzgarse por su costo. Todo costo tiene su precio. Al pagar el precio íntegro se evita todo costo de obligación.

En el sentido político cada uno debe ganarse su lugar como corresponde con el voto, entregar algo para captar el voto de la gente.

El pez codicioso, frío e implacable solo ve el balance general. Al considerar a los demás como peones, pisotea sus sentimientos y aleja a valiosos aliados. Nadie quiere trabajar con él pez codicioso. Quien al paso de los años termina aislado. Lo cual suele causar su ruina.

Actualmente encontramos en la UCR dos peces codiciosos por un lado Gustavo González que desea ir a internas para ser candidato a diputado nacional y por el otro Martin Arjol que gratuitamente quiere alzarse con la candidatura.

Desde mi óptica Gustavo González es contradictorio. Cuando negocio egoístamente su lugar para ser diputado no pidió internas y ahora pregona con fuerzas llevar al partido a internas. La vanidad de Arjol y González es un velo que no pueden quitarse para ver que realmente desean los afiliados.

La pura verdad es que en la UCR no hay más que confrontamientos y desidia al afiliado. Las reacciones de ambos son completamente desproporcionadas a la causa y a los intereses de la UCR.

En este sentido será difícil un acuerdo sino miran al afiliado. Ambos quieren la diputación pero no pueden poseerla porque justamente no quieren pagar el precio que el afiliado exige “elecciones partidarias internas.”

Desde el 2018 venimos con un grupo de radicales proponiendo lo que todos eluden que el presidente de la UCR misiones sea elegido mediante el voto y mientras no suceda esto, jamás se cerrarán estas grietas que no hacen otra cosa que alejar al afiliado.

Los radicales debemos llenar el vacío que van dejando los dirigentes egoístas e irrespetuosos de la carta orgánica. La debilidad de la UCR siempre ha sido la misma la falta de unidad y un proyecto conjunto.

Las internas son nuestras raíces y desde el 2014 escribimos en el viento los valores y principios que nos legaron nuestros fundadores de este partido de 130 años de vigencia.