informacion_general 112 Visitas

Papa Francisco: "No se puede vivir de los subsidios"

Publicado 14/10/2021 | 12:00

El sumo pontífice envió un videomensaje al encuentro en el que también habló sobre la dignidad del trabajo y lo "indispensable" del diálogo entre empresarios y trabajadores para generar empleo genuino y digno.

El papa Francisco estuvo presente en el coloquio de IDEA y sostuvo que se deben "brindar fuentes de trabajo diversificadas". Fue a través de un videomensaje que se emitió en el plenario donde además remarcó que "los subsidios sólo pueden ser una ayuda provisoria".

Por otra parte calificó como “indispensable” el diálogo entre empresarios y trabajadores. Nuevamente habló de la “dignidad” del trabajo para la vida de las personas. “El que no tiene trabajo, siente que le falta algo, le falta esa dignidad que da propiamente el trabajo, que unge de dignidad", sostuvo.

En el 57° coloquio de Idea el Papa dejó un mensaje a los empresarios. "Varias veces me he referido a la noble vocación del empresario que busca con creatividad producir riqueza y diversificar la producción, haciendo posible al mismo tiempo la generación de puestos de trabajo", dijo.

Dejó críticas para aquellas interpretaciones maliciosas que surgieron tras sus comentarios sobre el trabajo. “Algunos me han hecho decir cosas que yo no sostengo, que propongo una vida sin esfuerzo, o que desprecio la cultura del trabajo", afirmó.

En alusión a los subsidios y ayudas sociales del Estado a los desempleados el Papa Francisco recordó la historia de su familia y de miles de inmigrantes. “No vinieron a nuestro país con ganas de ser mantenidos sino con un enorme deseo de arremangarse para construir un futuro para sus familias", respondió.

De todos modos el Papa aseguró que "siendo esto así, queda claro que los subsidios sólo pueden ser una ayuda provisoria".

"No se puede vivir de subsidios, porque el gran objetivo es brindar fuentes de trabajo diversificadas, que permitan a todos construir el futuro con el esfuerzo y el ingenio", expresó en un claro mensaje al Gobierno y a los empresarios.

"Por esta senda creo que el diálogo entre los empresarios y los trabajadores es no sólo indispensable sino también fecundo y prometedor", concluyó el Papa Francisco.