espectaculos 3876 Visitas

Boleta completa vs laberinto de espejos

Publicado 01/07/2019 | 09:15

Los misioneros deberán estar muy atentos y despiertos para comprender que esto no se trata de una elección provincial ni de ninguna isla.

La verdad sea dicha. Con las palabras que salgan y con la claridad necesaria para echar luz sobre las elecciones presidenciales y sobre la boleta que oferta cada fuerza política en Misiones. Sobre todo analizar el tema de fondo; el laberinto de espejos en el que se pretende convertir el cuarto oscuro el 11 de agosto (PASO) y 27 de octubre (Generales). El Frente de Todos, dio a conocer su lista de candidatos.

Ninguno de ellos está atado al poder de ninguna índole. No están al servicio de hegemonías, de voces de mando que impidan su coherente desempeño en la cámara baja. Es decir, estos candidatos encarnan el Frente de Todos en Misiones y es natural que de ser elegidos para ocupar una banca, actúen y defiendan las ideas que el Frente de Todos proclama desde la primera hora.

Basta solo con analizar el desempeño de Cristina Brítez, que desde 2015, siendo Diputada por el Frente para la Victoria y en representación de Misiones, votó cada iniciativa de su bloque y acompañó el voto negativo cada vez que su bloque decidió orientarlo de esa manera. Añadir también que el escenario en el que le tocó legislar fue durante el peor gobierno democrático de la historia, para no ser tan sanguíneo, por que podríamos decir que es y será el peor gobierno de todos los tiempos. Sin embargo, Cristina Brítez se mantuvo firme y leal al mandato del voto popular. El voto es sagrado, es una misión ordenada desde las urnas y que a su vez debe ser correspondida en el parlamento y sin excusas, sin pragmatismos, ni escisiones de ninguna naturaleza. Pero no todo lo que brilla es oro, y la legisladora, que ingresó a la cámara con tres compañeros más, quedó en soledad para el resto de la faena. Es decir, de repente, sus compañeros desconocieron el acuerdo que los llevó al congreso y se abroquelaron bajo otro nombre,  un seudónimo demagogo y lesivo al FPV.

Nada de estas cosas amilanó a Brítez, que fue atacada, vilipendiada y acusada de traición por cierto sector de la clase política; e ignorada por incontables medios de difusión provinciales que la convirtieron del día a la noche en invisible. Quizá sea por el fuerte contraste que evidencia el comportamiento de ella, con el acérrimo pragmatismo de sus ex compañeros, dándole el visto bueno al pago a los fondos buitres en 2016, aprobando la reforma previsional en 2017, y aportando al voto afirmativo durante la discusión del presupuesto 2019 que le aseguró a Cambiemos atar esa aprobación al ingreso del FMI. En otras palabras, si no hubieran dejado sola a Cristina Brítez sus compañeros de boleta, no la hubieran atacado, no la hubieran acusado de traición, ni vilipendiado, ni tampoco invisibilizada por la prensa que le apagó la luz a su acción política.

Podemos decir que no todo es lo mismo. O que no da lo mismo una cosa que otra. El voto es sagrado, claro que sí. Profundamente sagrado porque es la expresión genuina y directa del pueblo. Y también es sagrada la lealtad con la que deben actuar los diputados que ingresan al parlamento bajo una determinada lista. Es menester repiquetear sobre esta idea. Es urgente comunicar al electorado misionero que el canto de sirenas que se emite desde lo que algunos llaman la isla, no es tal pero sí es parte de un todo. La nación está en disputa, los intereses y destino de 44 millones de argentinos están en juego. Por lo que la lista de diputados misioneros que resulte ganadora deberá votar en el congreso sobre la base de dos modelos de país. Y la boleta completa del Frente de Todos tiene esa garantía precisamente, darle coherencia a ese voto misionero que desde hace cuatro años pide que vuelva Cristina Fernández, que anhela el retorno de un gobierno popular y que abriga con nostalgia el recuerdo de 12 años y medio de Néstor y Cristina.

Vale decir que la afinidad generalizada de los misioneros con la fórmula presidencial Fernández-Fernández será elevadísima, quizá supere porcentajes históricos, sin embargo, el laberinto de espejos, los cantos de sirenas o el nudo a desatar está en la lista a diputados, donde los que alimentan la idea de estar viviendo en una isla, no pondrán sus diputados a defender un modelo de país, sino a cuidar su isla. Mientras que los candidatos del Frente de Todos, encabezados por Cristina Brítez, serán los verdaderos guardianes de la mirada, voluntad y decisión política de Alberto y Cristina Fernández. Es por esto que los misioneros deberán estar muy atentos y despiertos para comprender que esto no se trata de una elección provincial ni de ninguna isla. Acá se está discutiendo que siendo o no elegidos en octubre Alberto y Cristina Fernández, deberán tener en el Congreso de la Nación diputados que estén dispuestos a sostener las banderas de la justicia social por encima del pragmatismo ortodoxo.



Sergio Centenaro - Periodista, músico, militante político.